Estudiando la Gran Vía.

Aunque lo ideal es trabajar siempre del natural, en ocasiones no nos queda más remedio que hacerlo a partir de fotografías. Aceptada esa limitación, una de las cosas que más me interesa es explorar un tema con el mayor número de aproximaciones distintas, de manera que la foto no sea más que una escusa para pintar nuestro propio cuadro. Cuelgo cuatro ejercicios que he realizado durante las últimas semanas a partir de una foto de la Gran Vía. Como se puede se puede ver, he jugado con distintas técnicas, dentro de la acuarela; con los elementos compositivos, coches edificios etc. Mediante este ejercicio, y usando siempre el mismo encuadre, (más o menos) he tratado de investigar que es lo que nos emociona, o que es lo que hace que una pintura nos llame la atención, ( o no). Aunque ninguna es una obra redonda, algunas conclusiones si he podido sacar.




1 comentario:

Mari Jose Molina dijo...

Me parece muy interesante este desarrollo de la pintura, además te han quedado unas acuarelas increíbles.. felicidades por tu trabajo! un saludo!
marijoepintora.blogspot.com